martes, 30 de junio de 2009

Muere el artista, nace la leyenda



El pasado fin de semana nos sorprendía con la muerte de Michael Jackson, el Rey del Pop, un artista inigualable, que lamentablemente ha sido más conocido en los últimos años por sus escándalos que por su música. La sombra de la sospecha ha estado sobre él en los últimos años de manera muy injusta, y es que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Así es la condición humana de envidiosa, que no perdona el éxito de los demás y que tiene que aprovecharse de ellos con calumnias e injurias para sacar beneficio económico, no importa el daño que se haga.

Su muerte le eleva a la categoría de mito y de leyenda del Pop, tiene méritos sobrados para ello, entre los cuáles está que su disco "Thriller" ha sido el más vendido de la historia de la música. A propósito de esto tengo que decir que yo nací el año de thriller, 1982.

El fallecimiento de Michael Jackson viene a ser un acontecimiento semejante a la muerte de Elvis Presley en 1977, y aún hay gente que piensan que Elvis está vivo, y es que a los fans les cuesta asimilar la muerte de su ídolo.

Tengo que confesar que tuve una época en la que si no era fan estaba muy entusiasmada con él, con su música , coincidió con la película "Liberad a Willy en la que Michael Jackson cantaba su gran canción "Will you be There", esa canción me enamoró y fue entonces cuando me compré mi primer CD de Michael Jackson, después de ahorrar durante 2 meses. Por aquel entonces yo estaba interesada en conocer todo lo relacionado con él e incluso llegaba a discutir con mis amigos, yo defendiendo a Michael por supuesto. Así que tengo que decir que la primera vez que viví el fenómeno fan fue con él a eso de los 13 años. Lo que si no hacía era empapelar mi cuarto con sus posters, esa época llegó más tarde con los Backstreet Boys, pero eso es otro tema.

Me apena mucho su muerte, he crecido con sus canciones al igual que millones de chicos de mi edad en todo el mundo, apuesto a que no hay ni una sola persona en el mundo que no conozca más de una canción de Michael Jackson. Y apuesto a que tampoco hay ninguna persona en el mundo que no haya tratado de imitar sus pasos de baile en algún momento de sus vidas.

Aunque Michael Jackson nos ha dejado, su música siempre estará con nosotros, para recordar a este gran artista, subo al blog una de sus actuaciones de un concierto en la que canta una de mis canciones favoritas "Billie Jeans" y es que Michael Jackson no era sólo un cantante, era un ARTISTA si, así con mayúsculas, y verlo actuar es todo un espectáculo.

D.E.P.

3 comentarios:

  1. ¡Qué grande era Michael Jackson! no ha habido ni habrá jamás nadie que le iguale.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    A mi también me dio muxa pena la noticia y sobre todo, pensar que lo tuvo y podía tenerlo todo y lo poco q lo supo aprovechar. Es un claro ejemplo de cómo el dinero no da la felicidad, ya que tristemente murió rodeado de todo pero no de todos, sino solo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué guay! Primeros comentarios en mi blog, esto se anima, jejeje.

    ResponderEliminar